Home / Artículos / Liberalización del agua en España







El agua es un suministro indispensable para el consumidor que adquiere una vivienda, puesto que lo emplea para todos los ámbitos del hogar y tiene que dar de alta dicho contrato con la empresa que actúa en ese municipio.

 

El sector del agua está actualmente regulado para servir como instrumento para asignar eficazmente los recursos hídricos en España. Sin embargo, el Gobierno está planteándose la posibilidad de liberalizar este mercado como ya ocurrió con la electricidad y también el gas natural.

 

¿Cómo se liberalizó el mercado de gas natural?

 

El 1 de julio de 2008 se liberalizó el sistema de gas natural en España, siguiendo las directrices marcadas por la Unión Europea y permitiendo una igualación en el mercado de abastecimientos energéticos.

 


 

La primera medida fue diferenciar el papel comercializador del distribuidor, permitiendo que una empresa facilitara el suministro energético al cliente y facilitándole la posibilidad de cambiar de compañía de gas sin sufrir interrupciones en el abastecimiento.

 

No obstante, el Gobierno mantuvo una tarifa regulada para proteger a los consumidores domésticos de posibles precios de gas natural abusivos y de esta manera el mercado quedó dividido de la siguiente forma:

 

  • El mercado regulado ofrece la Tarifa de Último Recurso (TUR) donde el precio está fijado por el Ministerio de Industria.
  • El mercado liberalizado brinda tarifas con un precio marcado por la comercializadora y al que se añaden descuentos.

 

Por lo tanto, el usuario tiene la capacidad de decidir a qué tipo de mercado quiere pertenecer y facilita poder cambiar la tarifa de gas natural en cualquier momento.

 

¿Ocurrió lo mismo con el sistema de electricidad?

 

El sistema de electricidad fue liberalizado en el año 2009, pero recientemente se ha reformado para desvincular la fijación de precios a las subastas eléctricas y facilitar el establecimiento de este coste a través del mercado mayorista (pool).

 

Esta situación integró unos cambios para las comercializadoras que tuvieron que cambiar su sistema de facturación, pero también para los consumidores puesto que modificaron las tarifas eléctricas y actualmente solo se pueden contratar las especificadas a continuación:

 

  • El Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) se dividió en dos vertientes dependiendo del tipo de contador del usuario:
    • Precio de luz por horas para aquellos que tuvieran un contador digital y un coste para cada hora del día.
    • Precio medio ponderado calculado a través de un perfil de consumo de Red Eléctrica de España (REE) y solo apto para clientes con contador analógico.
  • Las tarifas de mercado libre ofrecen un precio pactado entre la compañía y el cliente junto con descuentos para abaratar la factura de la luz.
  • Las tarifas fijas anuales mantienen un coste estable durante un periodo de 12 meses e implican permanencia con la compañía eléctrica.

 

No obstante, la tarifa PVPC sigue siendo una oferta donde el precio está regulado por el Gobierno sin descuentos aplicados y las otras dos opciones de contratación permiten tener mayor estabilidad al cliente por conocer el precio de antemano.

 

¿Es recomendable liberalizar el mercado de agua?

 

La liberalización del mercado de agua podría permitir la incorporación de nuevas empresas, que se encarguen de comercializar este tipo de abastecimiento para todos los consumidores y también ofrecerían a los mismos una variedad de tarifas que actualmente no tienen.

 

Sin embargo, es una acción que puede no resultar tan apta teniendo en cuenta las reformas del sistema eléctrico desde que se liberalizó y la posibilidad de que un mínimo de empresas ofrezcan precios demasiado elevados por este tipo de suministro.

 

La liberalización del mercado de agua no es un hecho todavía, pero el Gobierno tiene la intención de llevarla a cabo aunque aún se desconoce de qué manera y en especial sobre qué bases se van a sentar todas las modificaciones.