Home / Artículos / Instalación de gas natural







La instalación de gas natural es un sistema que permite disponer de este tipo de energía, no solo a nivel particular sino también para comunidades de vecinos, pudiendo utilizarse este suministro para aspectos como la cocina, el agua caliente sanitaria o mayoritariamente en el sistema de calefacción.

Las distribuidoras de España están extendiendo las redes gasistas por todo el territorio, permitiendo que gran parte de los consumidores puedan acceder a este tipo de energía, aunque todavía existe una gran mayoría de hogares que tienen que utilizar otros abastecimientos diferentes al gas natural.

 

¿Por qué necesito una instalación de gas?

Si un consumidor quiere dar de alta el gas natural en su vivienda habitual o incluso en su segunda residencia, tiene que disponer de una instalación de gas que permita suministrar esta energía a todo el inmueble y debe contar con el certificado que verifique que esta construcción cumple con la actual normativa.

El abastecimiento de gas natural se suministra a través de canalización como ocurre con la electricidad o con el gas propano canalizado. Sin embargo, la distribución de la energía depende del tipo de vivienda y se distinguen dos posibilidades:

 


     

  • Se trata de un domicilio particular integrado en una comunidad de vecinos. En este caso, la instalación individual del usuario se conecta con la Instalación Receptora Común (IRC) del edificio y esa otra instalación se conecta a la red de la distribuidora.
  • La vivienda es particular y no se encuentra incluida en una comunidad de propietarios. Lo único que tiene que hacer el consumidor es realizar la instalación de gas individual y de ahí conectarse directamente con la red gasista de la distribuidora.

 

¿Quién puede realizar una instalación de gas natural?

El cliente que quiere realizar una instalación de gas natural en su casa debe confirmar, primero que la red de gas natural está disponible en esa zona concreta y segundo que la comunidad de vecinos en la que habita dispone de la IRC correspondiente.

Cuando todos estos aspectos queden confirmados por el consumidor de gas natural, solo tiene que ponerse en contacto con una empresa autorizada que se encargue de todas las obras correspondientes y actualmente se puede llevar a cabo este trámite mediante estas opciones:

 

  • Llamando a la distribuidora de la zona que le pondrá en contacto con una empresa autorizada que colabore con ellos.
  • Contactando directamente con un técnico autorizado que se encargue de esta labor y finalice todas las obras propias de la instalación.

 

Ambas empresas se pueden encargar de realizar la instalación de gas natural al cliente y tras finalizar todas las gestiones también entregarán el certificado de instalación individual de gas natural.

 

¿Cuánto tarda en tenerse la instalación de gas?

La integración de una instalación de gas natural en una vivienda no supone demasiado tiempo, no es un plazo tan corto como la instalación de una caldera de gas natural que se realiza en el mismo día, pero el periodo de espera no suele ser demasiado largo.

Sin embargo, el consumidor que quiera conocer cuánto durarán las obras por parte de la empresa autorizada, puede consultarlo en el presupuesto que le faciliten o hablar directamente con el técnico que se encargue de la gestión.

 

¿Qué precio tiene la instalación de gas?

El precio de las instalaciones de gas natural está liberalizado y eso implica que cada empresa puede fijar el precio que estime oportuno. Se puede confirmar que se trata de una inversión muy elevada porque significa un alto coste aunque se amortiza en un periodo de tiempo muy pequeño.

Solicitar un presupuesto para una instalación de gas natural es la mejor opción para conseguir un precio económico, sobre todo porque permite definir el coste en base a las características propias de cada inmueble y elegir entre un gran número de empresas autorizadas para ello.

 

¿Es ventajoso el gas natural frente a otras energías?

El gas natural es una energía muy económica en el mercado de energía porque tiene un precio muy bajo, sobre todo si se compara con otros suministros como el gas propano, el gasóleo o la electricidad sin discriminación horaria.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el gas natural no requiere de un mantenimiento tan estable como ocurre con el propano o con el gasoil. Es un suministro que origina pocas emisiones de CO2 a la atmósfera y por lo tanto es considerado como un abastecimiento limpio.

A pesar de que el importe por la instalación puede ser muy elevado al principio, el consumidor puede amortizarlo en un periodo de tiempo muy corto y además debe tener en cuenta también el ahorro que generará en las facturas de gas.


Expresa tu opinión sobre el artículo "Instalación de gas natural" con un voto: